El estrabismo es un problema visual muy común en los tiempos que corren. Muchas personas han acudido a Neovisual con este síntoma buscando una terapia visual que solucionara sus problemas. Pero a la vez, gran parte de los que se han acercado a la clínica en busca de una opinión especializada, nos han hecho la misma pregunta.

Para mi estrabismo, ¿es mejor operarme o hacer terapia visual?

Y claro, tantas veces, tantos casos, tantas dudas… ¡Ains!, qué sin vivir. Nos hemos puesto manos a la obra y os vamos a contar sin trampa ni cartón lo que viene siendo nuestra opinión sobre qué tratamiento es mejor de cara a eliminar el estrabismo: terapia visual u operación quirúrgica. Eso sí, ya os avanzamos que depende mucho del caso en cuestión, claro.

El entrenamiento visual para estrábicos.

Pero bueno, vayamos al grano, y centrémonos en lo que sabemos hacer en Neovisual. Lo primero que hay que tener en cuenta para realizar cualquier tipo de terapia visual es saber si el paciente está buscando una solución funcional o una estética, y posteriormente, realizar un examen minucioso para determinar cuál es el pronóstico y cuál va a ser la duración del tratamiento. Casi nada.

Lo normal si nos decantamos por combatir el estrabismo a través de la terapia visual es dividir el tratamiento en seis fases diferentes:

  • 1. Terapia Monocular. Dónde realizaremos ejercicios para reforzar la agudeza visual la motilidad y la acomodación.
  • 2. Terapia monocular en campo binocular. Dónde ejercitaremos uno de los dos ojos, mientras utilizamos los dos conjuntamente.
  • 3. Terapia Bi-ocular. Llegamos a uno de las fases más importantes. A través de ejercicios de terapia visual conseguiremos que el paciente aprenda a usar los dos ojos al mismo tiempo y no de manera alternante, siendo consciente en todo momento de cuál es el ojo que “falla” durante los entrenamientos.
  • 4. Terapia en punto de centrado. A partir de este momento nuestra misión será estimular al paciente para que progresivamente, tenga una fusión sensorial normal, es decir, que vaya disminuyendo la visión doble, y el paciente consiga ver una única imagen a través de los dos ojos.
  • 5. Tratamiento prismático. Realizaremos varios ejercicios de terapia visual a través de prismas para controlar la desviación estrábica y poco a poco, ir eliminando completamente los síntomas.
  • 6. Terapia binocular. Quizás la fase más importante de todo el tratamiento. El paciente debe ser consciente en todo momento cuándo sufre el desviamiento y debe aprender a controlarlo de manera automática a través del entrenamiento con los diferentes aparatos que contamos en nuestra clínica.

Y ya. Siguiendo estos pasos, y con la ayuda del paciente, la terapia visual debe ser capaz de eliminar por completo el estrabismo. Este proceso se realizará de una manera natural, reeducando todos los órganos visuales que influyen en el problema y evitando así la entrada en el quirófano.

Estrabismo y cirugía.

Pero obviamente, hay casos en los que el entrenamiento visual no va a poder eliminar completamente el estrabismo. Y lo decimos así, sin paños calientes, que conste. También decimos que antes de operarse hay que ser muy conscientes de que es completamente necesario. Es importante que el paciente acuda a un optometrista especializado para comprobar si tras las primeras fases de terapia visual hay una disminución de la desviación. Si es así, no es necesario pasar una tarde en el quirófano. Qué es algo que no gusta y lo sabes.

Pero si no hay más remedio, como punto positivo para los partidarios del quirófano, podemos afirmar que la cirugía ayuda a disminuir el ángulo de la desviación, pero, no nos asegura recuperar la visión binocular, en muchos casos lo que ocurre es que ese ojo, que ya no desvía sigue sin ver, por lo que en cuestión de tiempo puede volver a torcer..

Como punto negativo a meternos en un quirófanos para solucionar el estrabismo es que el resultado de la cirugía puede ser impredecible, ya que no se conocen todos los factores que influyen en la desviación.

Dos artículos recientes sobre el grado de éxito de la cirugía en estrabismos horizontales muestran que, los resultados de la cirugía como único tratamiento para obtener una binocularidad funcional o una mejora estética, son a menudo inadecuados e insuficientes. Por eso, se aconseja que todos aquellos que estén pensando en someterse a una cirugía de estas características, opten por combinar la cirugía y el entrenamiento visual.

Vamos, que si lo que queremos es hacer el kit completo perfecto, recomendamos una combinación de terapia visual prequirúrgica. Es decir, que si con la terapia no conseguimos disminuir el problema o el ángulo de desviación es muy grande, debemos optar por combinar la cirugía y una terapia visual postquirúrgica para proporcionar un porcentaje muy alto de éxito, y así obtener una visión binocular eficaz.

Y poco más os contamos. Que estáis todos invitados a venir a Neovisual, y entre que te enseñamos nuestro headquarter, y nos tomamos un café, podemos charlar sobre cuál es la mejor opción para ti. ¡Qué para eso estamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>